Dime con quién andas y te diré quién eres


“Las personas no se hacen ricas simplemente porque a su oído le habla gente pobre”. Quise empezar por esta frase que durante muchas etapas de nuestras vidas nos han repetido la mayoría de veces nuestras familias, “mijito no andes con este, no andes con aquellos, que cuidado aprendes malas mañas, que una cosa y la otra”. La mayoría de veces nos han enseñado a ser selectivos con nuestras amistades en cuestión de comportamientos y actitudes, pero más allá de eso estoy muy segura que a ninguno de nosotros nos dijeron que fuésemos selectivos con nuestros amigos en cuestiones económicas; y no quiero que me mal entienda, en los siguientes párrafos les explicaré la razón de mi planteamiento.

Yo crecí durante muchos años relacionándome con todo tipo de personas, a las que seleccionaba por comportamientos y cosas afines a mi personalidad, un día leyendo un libro me marcó mucho la siguiente frase “tus ingresos son el promedio de las cinco personas con las que más tiempo te rodeas” yendo más a fondo comprendí que simplemente la energía es contagiosa, aquellas personas que tienen éxito consideran a otras personas con resultados una oportunidad de motivación, llegan a verlas como un modelo a seguir, un modelo que aprender, se dan cuenta que si los otros pueden hacerlo, ellos también, ahora ellos saben que tienen un patrón que seguir y el modo más fácil y rápido para crear riqueza es aprender a pensar como ricos, saber cómo funciona el juego del dinero y la meta es simple, imitar sus comportamientos y actitudes.

Cuando entendí esto simplemente comprendí que debía buscar personas que tuvieran el camino que quería recorrer, empecé a crecer como persona y ver como ese círculo social mantenían los mismos resultados de siempre, la mayoría eran empleados, algunos desempleados y todos absolutamente todos tenían pensamientos hacia el dinero de escases, todos ellos aún continúan entre sí en el mismo círculo, no era eso lo que yo quería vivir, entonces a partir de ahí he programado la mente para atraer a mi vida personas con las cuales tenga afinidad de pensamientos, y no quiere decir que ahora ya no mantenga trato con aquellas personas, o que ahora busque mis nuevas amistades por dinero, simplemente deje de compartir tanto tiempo con esas personas, para compartir mi tiempo analizando personas con resultados, sencillamente ahora busco en mis amistades personas con resultados, o por lo menos personas que compartan conmigo los mismos pensamientos sobre el dinero y la abundancia, personas que estén enfocadas en lograr sus metas sea, cual sea, gente con convicción con lo que hacen.

Ustedes no se imaginan como eso ha cambiado nuestras vidas (la de mi esposo juan y la mía). “la gente rica se relaciona con personas positivas y prosperas, la gente pobre se relaciona con personas negativas y sin éxito”. no pretendas tener una vida extraordinaria, si solo te rodean personas toxicas, empieza a cambiar tu ambiente, cuando tú tienes expectativas altas para tu vida, te vuelves más exigente acerca de lo que debes leer, oír y con quienes te debes rodear.
Recuerda la energía es contagiosa, tú decides como quieres vivir, y no quiero que me digas “soy pobre, pero honrado”, yo te diría prefiero ser rico y honrado. Conclusión: rodéate de personas dignas de seguir, cuando conozcas alguien digno de seguir, búscate la forma para hacerse amigo de esa persona, de seguro habrá mucho que el te enseñará. Afirmación: “atraigo a mi vida las personas prosperas y exitosas, dignas de admirar”.